Jugadora de básquetbol amamanta a su bebé entre descansos de su partido

Publicado el 4 de Marzo de 2021 a las 19:43:00 | Por: Redacción / Informa Oriente |

Ciudad de México; 4 de marzo de 2021.- Así fue dada a conocer la historia de la jugadora Antonella González quién da el pecho a su hija Madi, de 11 meses, durante un partido de la liga argentina: “Me tocaba ser madre antes que deportista, que todas las madres sientan que se puede”, señaló.

Asimismo la jugadora Antonella González y sus 2 hermanas se criaron en el pabellón de Concepción del Uruguay (provincia de Entre Ríos, Argentina), correteando entre los banquillos, mientras su madre ejercía de entrenadora del equipo femenino del Club Tomás de Rocamora. 

Y sin duda alguna este domingo pudo comprobarse que la saga familiar de mujeres crece vigorosa y mantiene su pasión por el deporte.

Esta imagen de Antonella amamantando a su hija Madi, de 11 meses, en mitad de un partido de la Primera División argentina recorrió medio mundo para sorpresa de su protagonista.

“Mi madre también nos dio la teta en una cancha de baloncesto, para nosotras es algo natural.

Por eso me cuesta entender la dimensión que ha tenido esto, pero bienvenida sea la circunstancia para visibilizar nuestra condición de madres, para acercarnos al profesionalismo y para tener unas condiciones más igualitarias con respecto a los hombres”, señala Antonella, madre primeriza, de 30 años.

“Ojalá haya muchas madres más en las canchas. Cuánto tenemos que crecer aún para que esto deje de impactarnos”.

Cabe señale que el pasado fin de semana, el equipo de Antonella el Rocamora que la vio crecer, quinto en la tabla, afrontaba un partido clave ante Vélez Sarsfield, líder invicto de la competición. 

Y ella acudió a la cita con su hija Madi, apócope de Madeleine, como hace habitualmente desde que comenzó la Liga en enero. 

“Tengo la suerte de estar en mi club de toda la vida y todo es muy familiar. La entrenadora ahora es mi hermana y todas me ayudan mucho. 

Madi puede estar conmigo en estas burbujas que tenemos porque han ampliado el cupo del equipo para poder contar siempre con algún acompañante que me ayude con la niña. Cuentan casi con una pequeña jugadora más”, prosigue jugadora que se desempeña como base del equipo.

Por su parte Antonella jugó 25 minutos y aportó ocho puntos, dos asistencias, tres recuperaciones y dos rebotes en la valiosa victoria del Rocamora por 61-44. 

Sin embargo, la trascendencia le llegó por el episodio que sucedió en el entreacto, justo antes del comienzo de la segunda mitad.

 “Normalmente, doy de comer a la niña camino del pabellón y, después, puedo estar tranquila. 

En esta ocasión, le di de una sola mama y, a mitad del partido, casi recurrimos la una a la otra. 

Ella tenía hambre, estaba inquieta, tenía calor y yo tenía la mama muy cargada. Así que era el momento”, finalizó Antonella.

Comentarios
Más leidas
Más importantes